Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
ZOOLUJAN
UN ZOOLÓGICO DIFERENTE A LO QUE CONOCÉS!!! Blog de zoolujan
23 de Agosto, 2009    General

ZOOTERAPIA

INFORME LEVANTADO DE LA REVISTA DIGITAL EL CISNE - Publicación de interés para aquellas personas que de una u otra forma estén vinculadas con el tema de la discapacidad y para el público en general. -

Zooterapia

Abordaje terapéutico con animales

Las instituciones de salud mental suelen cronificar a los pacientes al darles un lugar fijo, que poco o nada tiene que ver con cada una de esas personas. En la Colonia Montes de Oca se está llevando adelante el “Programa Lazoos”, que busca a través del contacto supervisado con animales del Zoológico de Luján, permitirles a estos pacientes restablecer el contacto con el afuera, brindándoles un espacio para manifestar su individualidad, su deseo. Un ejemplo de ello es Leandro, quien ha mostrado avances promisorios a partir de esta experiencia.

 

 

En el marco de un proceso de transformación institucional de la Colonia Nacional Montes de Oca, que va del modelo de atención asilar hacia una apertura a la comunidad, este programa es una propuesta de terapia alternativa y complementaria para lograr la rehabilitación de pacientes que, producto de la cronicidad institucional, quedaron aislados de todo lazo social con el afuera, adormecidos y con una gran desvitalización. La situación de institucionalización produce efectos tales como: la pérdida de subjetividad, la pérdida del espacio propio diferenciado del otro, una importante desorientación temporo-espacial y la fijeza en determinados roles estáticos que no permiten el desarrollo de la particularidad de cada paciente.

 

Ante nuestro interrogante sobre cómo rescatar una conexión posible con ellos, comienza a gestarse la creación de Lazoos.

 

Así, surge como respuesta ética este abordaje terapéutico que apunta a generar vínculos que habiliten lo propio y lo subjetivo, creando nuevas vías de comunicación.

 

Pensamos a los animales como la herramienta que nos ayuda a conectarnos, son mediadores que generan cosas por sí solos, provocan afectos y efectos terapéuticos.

 

Lazoos tiene como eje crear un puente que conecta con el afuera y abre de esta manera un espacio donde poder habitar, lo que da lugar a la posibilidad de que la espontaneidad de cada uno pueda desplegarse, reencontrándose con otros.

 

¿Cómo se piensa teóricamente el Programa Lazoos?

 

Las Terapias Asistidas con Animales constituyen una orientación terapéutica para el proceso de Rehabilitación. A través de la misma se trabajan aspectos físicos (incremento de destrezas sensorio motrices), aspectos cognitivos (aumento de la capacidad de atención para sostener una actividad, de la concentración y reconocimiento, la orientación temporo-espacial, la memoria a corto y largo plazo y de la secuenciación de actividades y vocabulario) y aspectos emocionales (incremento de la interacción con otros, a través del grupo, autocontrol de impulsos y emociones, facilitación de la construcción del esquema corporal, etc.).

 

Si bien los animales son mediadores, instrumentos que habilitan el trabajo, que dan lugar al mismo, solo la presencia y las intervenciones de los equipos interdisciplinarios sostienen este tipo de dispositivos, ya que introducen el esquema simbólico necesario para que el paciente pueda servirse de esta experiencia. Se piensa al animal con una función de "suplemento", reemplazan algo faltante pero además agregan a ese lazo social mucho más que lo ausente, aportan un plus. El contacto con animales debe respetar gustos e individualidades. Solo si hay deseo, si ellos representan algo significativo para su subjetividad, será eficaz el contacto con ellos. De hecho, el Programa Lazoos surge a partir de la reacción de un paciente ante su encuentro con algunos animales dentro de la institución, lo que generó la iniciativa de extender este efecto en esa persona y en sus compañeros.

 

El paciente institucionalizado se convierte, en mayor o menor medida, en un "objeto de cuidados", a quien no se pregunta por sus deseos, sus intereses; la masificación obligada no permite que éstos se desplieguen. Y algunos programas de rehabilitación se manejan de la misma forma, pretendiendo que el paciente adquiera ciertas "habilidades sociales", todos la misma, para que se "incluyan en la comunidad, como todos". Desde el Programa Lazoos se pretende un acercamiento a la comunidad, se busca la creación de lazos, pero respetando y confiando en que cada uno de los participantes irá encontrando su propia forma de establecerlos. No se tratará, entonces, de que se adapten a ningún parámetro de normalidad preestablecido, sino que, respetando ciertas reglas de convivencia que dan un encuadre a la actividad; se permite que el paciente vaya mostrando, vaya descubriendo sus propios intereses y su manera de relacionarse con los otros, "abrir espacios donde se haga lugar una relación fundada en el cuidado y el respeto a la alteridad. Una relación que esté expuesta al azar de lo imprevisto y no a la rutina solamente. Una relación donde se privilegie al aprehender sobre el aprender y el transmitir sobre el enseñar"1 .

 

Los participantes del Programa no van al zoológico para curarse de ningún trastorno, van a alimentar chivos, conejos y dromedarios; van a limpiar sus corrales; van a cepillarlos. Van a acariciarlos y también, de vez en cuando, a golpearlos. Van movidos por la curiosidad. Allí no tiene número de historia clínica, tienen nombres. Y de su historia, de sus intereses, son ellos mismos los que tienen que dar cuenta para transmitirlo a quienes los esperan, los cuidadores del zoo. Éste es el primer lazo que se creó, sin planificación. Al comenzar a asistir al zoo, ciertos cuidadores empezaron a acompañarnos, primero para mostrarnos y facilitarnos el recorrido, pero luego como operadores ellos mismos. Empezamos a notar que esta relación nos excedía a los profesionales, ya no éramos mediadores ahí ni tuvimos que hacer nada para que ésta se estableciera. Fueron los mismos pacientes quienes, a partir de sus particularidades, se fueron relacionando y estableciendo un vínculo con ellos, quienes los esperan, preguntan si no van al zoo en alguna oportunidad, y les hacen tortas para sus cumpleaños. Algunas actividades que hoy son habituales en nuestra tarea cotidiana, surgieron como producto del interés de un paciente y las ganas de expandir este interés por parte de los cuidadores, como la actividad con el dromedario, o la limpieza de tortugas.

 

El zoo se constituye en un "escenario donde las dimensiones simbólicas se abren a re significaciones, donde lo imaginario podría situarse sobre nuevos soportes y donde lo real queda metaforizado y ubicado del otro lado de cercos y alambrados... un escenario ritmado por una temporalidad diferente de la lentitud del tedio institucional. Un escenario que posibilita pasar de ser objeto de cuidados a ser sujeto de una praxis sobre otros (animales) guiados por los cuidadores"2 .

 

Otro elemento que contribuye a los efectos que se producen tiene que ver con la grupalidad. La actividad del zoo no es individual, hay otros, se hace con otros. Y si bien los pacientes están muy acostumbrados a convivir estrechamente con otros pacientes, esto no implica que existan "grupos" constituidos. Desde el Programa se trabaja en la constitución de los mismos, por ejemplo, en el espacio de mate, o en las reuniones institucionales. Los dispositivos grupales proporcionan respuestas ante las dificultades del lazo social que presentan los pacientes. El Programa se convierte así en una instancia institucional que supone una terceridad, lo que da lugar a que "el sujeto, al estar sostenido por la institución como vía para la cura, queda liberado de sostener este vínculo por sí mismo. Hay un Otro que lo sostiene y es éste el que puede volverse persecutorio, pero no los compañeros del grupo, es esta dimensión del semejante, por oposición al Otro, la que está sostenida por el dispositivo grupal3. Esta coyuntura es la que permite que los pacientes puedan relacionarse desde otro lugar, comenzar a registrar al compañero, tenerlo en cuenta, soportarlo cuando invade su espacio, tramitar la molestia que el otro supone por otras vías que no sean la agresión.

 

Todo lo que hasta aquí se ha expuesto, y lo que vendrá, se sostiene en el trabajo interdisciplinario de todos los que estamos concernidos en este Programa, profesionales de la Colonia y el equipo del zoo, que incluye cuidadores y biólogos. "Para forjar estas prácticas hace falta una forma particular de interdisciplina, la que parte del supuesto de que algo puede producirse entre los territorios disciplinarios establecidos, algo que no estaba contenido en los saberes de los que se partió... guiados por un horizonte ético que implique como meta un tipo de integración social que no se vacíe del deseo que podría animarlo, que puede encontrar en el contacto con los animales una fuente y un estímulo".4

 

 

El Programa Lazoos

 

El Programa Lazoos está conformado por dos Proyectos diferentes: el Proyecto de "los Grupos Terapéuticos" y "el Proyecto de los Grupos con Orientación Laboral".

 

El "Proyecto de los Grupos Terapéuticos" tiene como objetivo general el de favorecer e incrementar los aspectos interaccionales del paciente y su más adecuado desempeño en la vida cotidiana, a partir de su vinculación con los animales, posibilitando conductas de autocontrol, de auto y hetero cuidado, y creando vías de comunicación gestuales, corporales y verbales.

 

Actualmente está integrado por dos subgrupos:

 

Uno conformado por 6 pacientes varones que se alojan en el Pabellón 7 y que concurren al Centro de Día Abriendo Puertas (dentro del predio de la institución). Son pacientes que en general padecen de patología de Retraso Mental Profundo.

 

El otro Grupo está conformado por 7 mujeres que se alojan en el Pabellón 10 de la institución. Son pacientes adultas mayores, cuya patología es de Retraso Mental moderado y leve.

 

En ambos casos, se trata de pacientes con muchos años de institucionalización y poco o ningún contacto con "el afuera"

 

El Proyecto del Grupo con Orientación Laboral tiene como objetivo general el de favorecer e incrementar aspectos relacionados con el área laboral, a partir del vínculo con los cuidadores y el acercamiento a los animales, posibilitando la incorporación de rutinas de trabajo, para lograr una reinserción social y laboral.

 

Está integrado por 3 pacientes alojados en el Pabellón 6, que padecen de patología de Retraso Mental leve con componentes psicóticos.

 

En relación a las actividades con cada grupo se trabaja en dos espacios:

 

1. Talleres grupales en la Colonia.

 

2. Asistencia al Zoológico de Luján.

 

Con los grupos terapéuticos, cuyos integrantes padecen patologías más graves, se realizan actividades menos estructuradas, con menos exigencia y orientados a lo lúdico (cortar pedazos de pan y alimentar a los chivos, acariciar y tomar contacto con las crías de conejos, peinar y alimentar a los dromedarios, etc.).

 

El grupo laboral, cuyos integrantes poseen más recursos, realizan actividades laborales estructuradas (como preparar los alimentos y dárselos a los animales, limpiar el corral, llenar los bebederos con agua, etc.), siguiendo las instrucciones del cuidador a cargo, que funciona como jefe.

 

 

 

La experiencia de un participante

 

Leandro tiene 31 años y participa del primer grupo terapéutico con el que comenzó el programa. Está internado en la Colonia hace 5 años. Fue abandonado por su madre biológica, a sus 3 años de edad, con un importante grado de desnutrición. Es criado por una familia con bajos recursos económicos y culturales. Hasta sus 26 años vivió con la familia adoptiva, donde participaba de actividades y colaboraba en tareas domésticas. De su historia infantil se poseen pocos datos, solo que caminó a los 4 años y adquirió lenguaje para esa edad. No fue escolarizado.

 

Antes de ingresar a la Colonia, estuvo perdido en la calle durante un año, la policía lo encontró y se realizó la internación como N.N. Su familia recién se contactó con la institución 4 años después, momento en que se comienza a llamarlo por su nombre.

 

Al ingresar a la institución, Leandro no hablaba, no controlaba esfínteres. A partir de setiembre del 2005 comienza a asistir al Centro de día "Abriendo puertas", que funciona dentro de la Colonia. Es en el marco del trabajo en ese Centro que el paciente es evaluado e ingresado al Programa Lazoos.

 

En las primeras reuniones en la institución (enero de 2007), en las que se trabajaba a través de técnicas lúdicas con materiales didácticos, el paciente no mostraba interés en las actividades propuestas ni en los mencionados materiales. Tenía una actitud reticente hacia los talleristas y se negaba a permanecer en el espacio de trabajo. Se comunicaba por medio de palabras sueltas y en forma muy esporádica.

 

Cuando comenzamos a asistir al zoo (mayo de 2007), Leandro se mostraba contento, pero se lo observaba muy ansioso, inquieto y temeroso ante la nueva situación. Durante las primeras salidas, permanecía tomado de la mano del operador y no se podía conectar ni con los animales ni con el medio. Suponemos que la excesiva estimulación que le ofrecía el espacio del zoo era muy difícil de tramitar para él y tendía, entonces, a comportarse en forma evasiva, alejándose rápidamente del estímulo.

 

Luego de una primera evaluación, se pensó como estrategia la implementación de actividades más acotadas y pautadas, con un inicio y fin claros, con la finalidad de que este encuadre exterior le permitiera al paciente organizarse internamente y lograr desplegarse subjetivamente. "Las consignas estructuran el campo, permiten que algo del sujeto surja, corriéndolo de su alineación, recortando el todo en una parte... no solo ordena la tarea, (sino que) permite la tercerización, terceriza la alineación en que la está sumergido el paciente"5 .

 

Lentamente, Leandro pudo comenzar a conectarse con el ambiente, con las operadoras y con los animales, perdiendo el temor al contacto con los mismos. También fue pudiendo sostener las actividades de principio a fin, en un primer momento muy acompañado por las operadoras a través de indicaciones. Actualmente, Leandro se maneja en forma independiente, sin necesidad de que se le indiquen las consignas e, inclusive, estimulando a sus compañeros que se dispersan. Un ejemplo de esto es la primera actividad que se realizó, en donde Leandro cortó el pan en trozos, los guardó en su bolsa, esperó a sus compañeros y se dirigió, en forma autónoma, al corral de los chivos a los cuales alimentó. Ya no es pura acción sin significación, sino que empieza a orientarse en función de otro y a articularse la posibilidad de un habitar distinto.

 

En el momento del mate, Leandro ni siquiera lo demandaba y había que ofrecérselo. En las últimas reuniones, él mismo lo ceba y lo comparte con sus compañeros.

 

De estar en una posición pasiva y sin tomar en cuenta al otro, hoy busca el contacto, inicia comunicaciones y ha tomado un rol protagónico dentro de su grupo.

 

En su vida cotidiana, ante situaciones conflictivas, Leandro no logra expresarse verbalmente, por lo tanto reacciona a través de lo corporal (se muerde a sí mismo, empuja al otro, etc.). Sin embargo, en el zoo no aparecen casi este tipo de comportamientos y si suceden, se interviene desde la palabra para habilitar otro tipo de expresión de sus emociones.

 

Todos estos avances tienen que ver con la relación que ha podido establecer con los animales y con las operadoras. El primer día que vio a los dromedarios, no quiso ni acercarse y se negaba a tocarlos, hoy los acaricia, los alimenta y los cepilla.

 

Leandro tenía un vínculo frágil con el mundo, su apatía, indiferencia y su aparente mudez, tenían otras razones (más allá de su diagnóstico) algo lo "acallaba".

 

No sabemos qué le pasó durante ese año perdido en la calle; lo que sí sabemos es que indudablemente fue traumático y más aún, encontrarse luego, aislado de su familia, en un medio desconocido y alienante, donde ni siquiera era llamado por su nombre.

 

Esta escena durante 4 años a cualquiera lo "deja sin palabras", "no había mucho que decir, más que soportar el encierro".

 

Pudimos ofrecerle un puente de conexión para transitar juntos, aquello indecible, y en el zoo, Leandro dejo de ser un paciente acallado para ser parte de un grupo, para jugar, para trabajar.

 

Alimentar a los chivos y camellos le facilitó alimentar también una nueva posición, y en ese nuevo lugar, ahora sí, que "hay mucho que decir y contar".

 

Lic. Mónica Soba

Lic. Constanza Ferradas

Lic. Carolina Rufino*

 

Mónica Soba es licenciada en Psicóloga, Constanza Ferradas es licenciada en Trabajo Social, Carolina Rufino es licenciada en Psicología. Coordinadoras del Programa de Terapia Asistida con Animales que desarrolla la Colonia Montes de Oca en el Zoologico de Luján.

E-mail: fliasoba@ciudad.com.ar

 

Bibliografía:

 

- Bruno, Pierre, "Al margen. Sobre la debilidad mental", publicado en Ornicar? Revista del Campo freudiano nº 37, abril-junio 1986.

 

- Galende, Emiliano y Kraut, Alfredo, El sufrimiento mental. El poder, la ley y los derechos, Ed. Lugar, 2006.

 

- Galende, Emiliano, Psicoanálisis y Salud Mental, Ed. Paidós, 1990.

 

- Goffman, Irving, Internados (Ensayo sobre situación social de los enfermos mentales), Ed. Amorrortu, 1995.

 

- Neo, N. y otras, "Cómo pensar la lógica de los talleres expresivos para pacientes psicóticos dentro del dispositivo de Hospital de Día", en Hospital de Día. Particularidades de la clínica, Editorial Minerva, Buenos Aires, 2004.

 

- Nicoletti, E., "Incomodar al grupo", en Hospital de Día. Particularidades de la clínica, Editorial Minerva, Buenos Aires, 2004.

 

Vasen, Juan, Contacto animal, Ed. Letra Viva, 2004.

 

Notas:

 

1- Juan Vasen, Contacto animal, Ed. Letra Viva, 2004.

 

2- Ídem.

 

3- Nicoletti, E., "Incomodar al grupo", en Hospital de Día. Particularidades de la clínica, Ed. Minerva, Buenos Aires, 2004, pág. 105.

 

4- Ídem.

 

5- Neo, N. y otras, en "Cómo pensar la lógica de los talleres expresivos para pacientes psicóticos dentro del dispositivo de Hospital de Día", en Hospital de Día. Particularidades de la clínica, Editorial Minerva, Buenos Aires, 2004, pág. 121.

 

 

 

Palabras claves
publicado por zoolujan a las 01:10 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Esta entrada no admite comentarios.
SOBRE MÍ
FOTO

ZOO LUJAN

Horarios: Todos los días(inclusive feriados, sábados y domingos) a partir de las 9hs. hasta la caida del sol. Sector Camping abierto 24hs.(recorrido demanda 2 a 3 horas aprox)Se aceptan Reales Y Dólares como medio de pago. NO SE TRABAJA CON TARJETA.
ZOO DE LUJAN Acceso Oeste Km58 Lujan Buenos Aires Argentina Tel.(02323) 435738 /576-317/318 / NEXTEL 555 *3931
GPS 34º34'42.50''S 59º01'01.4

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Junio 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
BUSCADOR
Blog   Web
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
» Roxana Zarecki
» ZOO TOUR
» Tractores Zoo Luján
» AutoClasica SI09
» EXPOAGRO 2010
» Web Oficial
» Revista Digital Zoo Luján
» ZooLujan Facebook
AL MARGEN
Carta de amigos ZOO LUJAN
Hace mas de 8 años conozco al Zoo Lujan, y en los ultimos 4 años me converti en una asidua visitante, y amiga del parque.Desde chica tuve un sueño, el de poder estar cerca de una especie tan fascinante, al menos para mi, como es el león.
Me asusta la falta de información de la gente, con respecto a los felinos grandes, y a todo ese mito urbano de la sedación.
Por empezar:los felinos son de hàbitos nocturnos, esto significa que en el Zoo Lujan y en cualquier otro lugar del planeta Tierra, en horario diurno, estos ejemplares, presentan una actividad mucho màs intensa en las hs que van desde el atardecer hasta las primeras hs de la mañana del día siguiente.
El sistema de amansamiento, comienza a temprana edad, cuando los cachorros toman contacto con sus cuidadores, y de forma natural, se da el proceso conocido como imprinting, es decir toman al humano como congénere y con el transcurso de las semanas se da otro paso importante.La socialización se da en todas aquellas especies que viven en manada, y dentro de. ésta van a haber individuos de mayor jerarquía y los subordinados.
Durante los dos primeros años de vida, son educados, la disciplina es fundamental para poder convivir con ellos. La voz es lo primero que reconocen en su cuidador, y con diferentes tonos, ya sea una consigna, marcar un límite, o un premio, ellos van incorporando el aprendizaje.En ésta etapa fundamental, ellos conviven con perros, y a través de la interacción con ellos, se tornan más adiestrables, ya que el canino como especie lo es, a la vez que tiene un mayor temperamento que el felino. En cada situación de juego, cuando el cachorro comienza a jugar mas fuerte, el perro con pequeños tarascones y sin lastimarlo, en zonas como la punta de las orejas o el hocico, lo induce a dejar de morder, y cuando se reestablece la situación de juego, el cachorro de felino, se comportará de un modo más suave.
Todo esto se consigue con mucha paciencia, dedicación, cariño y por sobre todo, respeto.La devolución de ellos, los grandes felinos de cuatro patas, es maravillosa.
El parque tiene una trayectoria de 15 años, y es lamentable que intereses de determinados sectores, se empeñen en difamar un lugar que hace mucho tiempo, trabaja en pos de poder darnos la posibilidad de poder conocer a éstas especies desde otro lado.
No entiendo que lleva a un noticiero de un canal de tv de capital, a realizar una nota poniendo en duda el tratamiento hacia los animales, cuando ése mismo canal, conoce al parque hace años, y al que. en más de una oportunidad invitó al Zoo Lujan a participar en diferentes programas.
Muchas veces los visitantes preguntan –“Son malos?”-, ninguno de ellos presenta maldad alguna, ni siquiera en estado salvaje, ya que para que fueren así, deberían poseer la intencionalidad de dañar y ésta ultima característica, sólo es patrimonio del ser humano, el depredador mas grande del planeta, sino fijense las atrocidades que se cometen con los cachorros de focas, la matanza indiscriminada hacia aquellas especies en pos de su piel, que es arrancada estando vivas, por citar algunos ejemplos.
Me despido, acompañando como siempre, al Zoo Lujan, agradeciendo una vez mas a su Director, la oportunidad de aprender todos los días algo más de estos maravillosos seres de cuatro patas, y por supuesto a mis entrañables rugientes: Enzo, Sheila, Mika, Rocio y Sharon, Alan, Bianca, Ezequiel,…por permitirme estar cerca de ellos y de confiar en mi.

SEC
julio 2009
MÁS LEÍDOS
» ACAMPAR - PARRILLAS - TENEDOR LIBRE
» COMO LLEGAR // AVISO LEGAL
» Dec. Nº12238/01
» Diego Korol y su familia tambien eligen Zoo Lujan
» Para quienes nos preguntaban por Elsa.....
» TARIFAS
» Un pesebre viviente fue montado por el ZOO de Luján, en la parte posterior de la Tribuna Oficial Hipódromo de San Isidro. Fue un atractivo extra que ofreció la gran reunión turfística
» Vacaciones de Invierno en Zoo Luján!!!!
» VISITAS GUIADAS// MUSEO ZOO LUJAN
» Zoo Bichos juntos al Zoo Luján!!!
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad